Translate

viernes, 12 de febrero de 2010

El enchufe

Somos un puñado de descargas eléctricas. Actuamos por impulsos. Necesitamos estas descargas para vivir y si no lo crees, piensa en un marcapasos (Una pila que produce descargas en el corazón para "darle cuerda").
 Estos impulsos eléctricos, como todos sabemos , producen campos magnéticos inestables, unas veces estamos de buen humor y otras de mil diablos.
 Consecuencia, inestabilidad emocional. Inestabilidad en nuestras relaciones sociales y por supuesto inestabilidad en nuestras decisiones para decidir lo que nos conviene en cada momento.
 Pero la cosa no sería grave si buscamos unos momentos para razonar, para pensar en lo que debemos hacer, decir o comprar y vender sin que luego cuando se nos pasen los calores tengamos que arrepentirnos.
¿Como sabemos que tenemos una inestabilidad emocional?
 Reaccionamos intempestivamente.
 Compramos por capricho.
 Tiramos cosas que podemos necesitar en otros momentos.
 Estamos tan excitados que levantamos la voz mas de lo necesario.
 Juzgamos a las persona y las cosas a primera vista, sin juicio paralelo.
 Desconfiamos muchas vees hasta de nosotros mismos.
 Y un sinfín de reacciones inusuales en nuestro modo habitual de ser.
El  enchufe.    Consiste en conectarnos a una red  común, saliendo de nuestro aislamiento. Oir, preguntar
a personas sensatas que sabemos nos pueden orientar en nuestras decisiones de forma correcta.
 Además del enchufe, necesitamos estar conectados dentro de un grupo social, cultural, religioso, deportivo, político...lo que sea, pero pertenecer a algo que nos relacione con prsonas de nuestras mismas ideas.
Somos sociables y además nos encontramos indefensos en el mundo si no nos arropamos por algún grupo,
de aquí el enchufe de conexión que nos ayudará tambien a mitigar los golpes desacompasados de nuestras propias descargas eléctricas.
 El márketing nos enseña a conocer el estado de ánimo de las personas para poder ofrecerles aquello que les puede ser útil en ese momento.  La oportunidad de estar en el sitio preciso y en el momento justo.
Ah, una forma sencilla de rebajar nuestra corriente eléctrica, cuando estamos nerviosos es poner las manos debajo de un grifo abierto con agua fría unos minutos o tambien tocar una viga de hierro o simplemente la tierra húmeda. O sea hacer de parrrayos para descargar la chispa que nos sobra. (Cuidado al dar la mano a otra persona, le podemos caer mal)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y procura no ser ofensivo conmigo, solo intento aportar mi granito de arena, estoy abierto a diferentes opiniones y sugerencias, muchas gracias.