Translate

jueves, 26 de diciembre de 2019

EGOISTAS DE MIERDA

Somos tontos de nacimiento.
Soimos egoistas desde que venimos a este mundo.
¿No te lo crees?
Pues mira.
La palabra mas usada en cualquier idioma es: MI,  MIS, YO...

Así nos va; nos creemos dueños de TODO. 
Y nos equivocamos  de una forma bestial.
 Primero: Nada nos pertenece.
 Ni siquiera nuestra propia vida....la perdemos sin permiso 
nuestro y nos vamos de este mundo en contra de nuestra propia voluntad.
Y menos MI CASA....MI MADRE...MI PADRE...MI FAMILIA...MI COCHE...MI PAIS...MI   MI   MI...
No tenemos NADA, absolutamente NADA QUE NOS PERTENEZCA...TODO ES PRESTADO POR UN POCO TIEMPO, que dura nuestra vida.

¿Entonces?
¿Porqué somos tan egoistas que lo queremos todo y a costa
 de amargar la vida de otros y estropear la naturaleza?

De este egoismo se aprovecha el márketing, los políticos, los gobiernos, las empresas, los bancos, la sociedad.....todos se
 aprovechan de nuestra INGENUIDAD DE POSEER.

Si quieres vender algo, convencer a alguien de algo,
DALE....DALE. .....DALE MOTIVOS PARA POSEER,
YA SEA BIENESTAR, FELICIDAD, PLACERES...

Somos tan tontos que perdemos nuestra libertad, nuestra
propia vida deseando, deseando, y como dice la mitología
griega; la felicidad la pusieron los dioses donde nadie la
encontrara....DENTRO DE CADA UNO.  y ahí nadie
busca.  

"He pasado una mala fiesta de Navidad...recordando a seres
queridos....." Porque creia que eran MIOS PARA SIEMPRE.
Somos gilipollas: "NADA ES NUESTRO Y NADA ES PARA SIEMPRE."

Procura enterarte de la realidad: Nada es tuyo ni mio, todo
es para usar durante poco tiempo; no estropees la vida ni amarges la vida ajena: Disfruta que esto se termina; no seamos mas tontos.

Eso sí: vender es dar, felicidad, seguridad, placer, comodidad, salud, bienestar.....y eso sirve solo para vender.

 
 

 

viernes, 20 de diciembre de 2019

EL ESPEJO

Si pretendes comunicar algo, si lo que buscas es vender,
si quieres de verdad convencer de algo a alguien, tienes
que convertirte en un espejo sobre el que se vea reflejada
la otra persona.

Usa sus palabras, sus gestos, sus movimientos, sus tonos
sus sentimientos....mimetiza, pero sin caer en el ridículo
que te será muy fácil hacer el tonto.  Mimetiza pero con
 delicadeza, suavidad y discreción; en una palabra, se
trata de que la otra persona se vea reflejada en ti y en
tus argumentos para así aceptar tu oferta.
Claro, con un límite y una sinceridad, discreción y ética
muy profundas, evitando, en su caso, palabras siempre 
negativas, obscenas o malentendidos, aunque la otra persona
use esos términos.  Hay que ser muy limpios en el lenguaje
y sobretodo honestos.
Evitar las exageraciones aunque el otro las use, la 
moderación simpre delante con la exactitud de los
términos y la certeza de cumplir lo hablado. 

Escucha activa y sonrie.
Haz preguntas abiertas.
Acepta rápido las cosas o palabras positivas que oigas
y repítelas. Amplia los conocimientos con la información
mas adecuada para cada momento dejando siempre un
poco de misterio por descubrir .

Y no te demores en cerrar el trato una vez estés seguro
de su aceptación. Recuerda el refrán: "Habas contadas,
cuando están en el canasto".  
No hay venta hasta que se ha cobrado el producto.
 

miércoles, 4 de diciembre de 2019

SE COMPRAN EMOCIONES

Hoy la gente quiere vivencias,  emociones, no solo historias y cuentos.
Y además quiere participar y ser incluso, el protagonista de la vivencia.
En una palabra, queremos VIVIR, el producto o servicio que compramos.  
Tener no sólo la experiencia  sino lanzar el mensaje a los medios para ser considerados "alguien", distinto al resto de los consumidores. 

Vende emoción pero siempre abierto a dejar que sea el comprador,  el pagano, quien figure y no tú, ni la empresa ni siquiera el producto.
En una palabra, seamos la peana sobre la cual se encumbre y crezca el consumidor.
En caso contrario, nuestra vida de vendedor esta caduca.
Eso sí,  debemos dar toda la información y solo la justa para que el comprador se involucre en el producto o servicio que ofrecemos. Y nos considere como verdaderos asesores,  dignos de confiar.