Translate

domingo, 11 de abril de 2010

La procesión va por dentro

No podemos disimular nuestro estado de ánimo. (La vista, la pupila, nos delatan) Los movimientos, los gestos faciales,el timbre de la voz...todo nuestro cuerpo es nuestro delator y por mas que intentemos hacer teatro, para un buen observador estamos desnudos mostrándonos tal cual nos encontramos en ese momento.
El primer cine,era mimo, mudo, gestos y este lenguaje lo entiende todo el mundo.   Así pues no hablamos de nada extraño ni difícil de comprender.
 Lo que pasa  luego con las imágenes con sonido  es que entra en acción un segundo sentido, dejando descansar el primero, la vista y dá la mala casualidad que el sonido despierta tantas sensaciones que llega muchas veces a suplantar la visión. (Salvo en las personas sordas o ciegas.... que a través de un órgano receptor del mundo exterior tienen que comprenderlo todo supliendo otros sentidos de los que carecen, desarrollando un supersentido.)
  Si de verdad queremos conocer a alguien. Basta con mirarle bien, observar lo que hace voluntaria o involuntariamente, lo que dice, la forma como lo dice.
¿Y nosotros mismos, nos conocemos?
Podemos y debemos hacerlo de la forma mas sencilla, mirándonos en el espejo de los demás. "Qué reacciones provocamos a las personas que nos rodean, como nos aceptan o nos rechazan, nos miran o hablan..."
Este observar bien a los demás es el primer paso no solo de la convivencia, sino del márketing, de saber qué vender, cómo y cuándo es el momento oportuno.
¡A ensayar pues¡
 Esto se aprende, como todo con la práctica y nadie te impide practicar en cada momento de la vida.
¡Suerte y atriunfar, que son dos días¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y procura no ser ofensivo conmigo, solo intento aportar mi granito de arena, estoy abierto a diferentes opiniones y sugerencias, muchas gracias.