Translate

lunes, 27 de febrero de 2017

HIPNOTIZADOS POR EL WHATSAPP

Somos   esclavos  del  móvil,   del   whasapp   y    lo 
 peor  es  que  no   nos   damos    cuenta   de   ello.
Creamos   nuevos   estrés   con  la  dependencia   del
   teléfono   que   miramos   mas   de   cien   veces 
   desde   que   nos   despertamos    hasta   que   nos
   acostamos  a  descansar.

Con   el   teletrabajo   y  la   facilidad   para   estar
   interconectados    no   solo   llevamos   el   trabajo
   encima,   sino   toda   la   casa,  el   coche,   la  familia
  el   deporte,  la   vida   social....nuestra   vida   ya
  depende   del    teléfono   para   subsistir.
¿Qué   pasaría   si   un   día   nos   desparecieran   las
   comunicaciones?
En   ello   están   ya   trabajando   los   malos   de   la
   película   para   paralizar   ciudades   enteras.

Tenemos   que   estar   conectados,   pero   solo   lo
 justo   y  necesario   y   usar   el   clásico   bloc  y   el
   lápiz   antiguo  para   no   solo    recordar,   sino
  por   el  ejercicio   mental   que   nos   obliga   a
   hacer   al   pensar   y   ver   lo   que   escribimos
  sin  depender   de   ordenadores   digitales.
Aunque   en   Francia   ya   hay   una  legislación
  que   impide   contestar  a    correos   fuera  de
  horas   de   trabajo,  se  tardará   mucho   en
  conseguir   ser   libres   por   unas   horas   ya
  que   el   Internet   de   las   cosas   nos   ata   cada
   vez   mas   al   móvil.
  La   rapidez   con   la   que   funciona   el   mercado
   nos   arrastra   a   estar   conectados:  Smart cities
  llenas   de   sistemas TI tradicionales,  Big Data,
  Cloud....dispositivos   interconectados  y   lo   peor
  es   cuando   la   interconexsión   la   llevamos
   dentro   de   nuestro   cuerpo,   como   los   nuevos
  dispositivos   para   el   control   de   insulina,  o
   medidor   de   parámetros   cardiacos.
A   parte   del   estrés   que   supone   el   peligro   al
   que   nos   exponemos   con   ciberataques   que
   pueden   hacer   peligrar   nuestra   propia   salud
   y   la   de   miles   de   personas.   En   una  palabra
   que   parecemos   robots   dependientes   de   otros
  robots.  

Se   impone   volver   al    campo ,  desconectar
   escribir   en   papel,   hablar   directamente   con
   las   personas,   oír   la   naturaleza   y   admirar
   todo   lo   que   sucede   a   nuestro   alrededor   sin
   tener   que   mirar   la   pequeña   pantalla.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y procura no ser ofensivo conmigo, solo intento aportar mi granito de arena, estoy abierto a diferentes opiniones y sugerencias, muchas gracias.