Translate

jueves, 29 de septiembre de 2016

EL BECERRO DE ORO

Todos  necesitamos  nuestro  Becerro  de  Oro.
La  historia  la  conocemos.  Cuando  Moisés   bajó   del   monte   Sinaí,   con   las   Tablas   de   la   Ley,
se  encontró  a  su   hermano   Aharón   y   al  pueblo   hebreo,  adorando   un  becerro   de  oro.  La  justificación  fue   que   el   pueblo   necesitaba   adorar   a  alguien    y     como  no  tenían  nada,  se  construyeron   un   becerro   de  Oro   para   tener   a   quien   adorar.   El   resto   de  la  historia   ya   lo   sabéis.    
La  historia  se   repite.
Todos  necesitamos   algo   físico,   tangible   para   adorar.....ya   sea   dinero,    o     posesiones   de   cualquier clase.  Esta   es   la   base  de  nuestra   sociedad  de   consumo.  Poseer  más  y   más. 

Si  miramos   las   bolsas   de  basura   tiramos   a  diario   miles   de  cosas   servibles    que   han  sido   sustituidas   por   otras   que   pronto   irán    también   a  la  basura   o   mejor,  a   reciclar.

Nuestro  becerro   de   Oro   lo   llevamos   dentro y   se  llama  TERER  MÁS  DE   TODO.
¿Qué  justificamos   con   ese   ánsia   de   poseer?
Nuestro   miedo   a   la   vida.
Vemos   que  el  tiempo   se   nos   acaba   y  creemos   que   si   nos   rodeamos   de   becerros   de  oro   viviremos   más   y   mejor   y   nos   pasamos   la   vida   con   ánsia   sin   llegar  a   disfrutar   de   nada.....siempre   más   y   mejor   en   aras  del   progreso   y  la   tecnología  nos   consume.

Hoy   vender   es   más   fácil.  Basta   mostrar   un   becerro  de  Oro,    que  aunque   tengamos  mil,  ese último   nos  apetecerá   y  viviremos   pensando   solo   en   poseerlo.    Aquí   está   el  secreto  de   la   publicidad.  Lo  que   no   se   ve   no   se   desea.
Hay  que  enseñar,  mostrar,   hacer   vivir   nuevas   experiencias   y   la   venta    está  asegurada.
Nadie   quiere   ser   menos   que   nadie   y  el   progreso  es   eso.

Si  tienes  un   becerro   de   Oro,    muestralo    y  estará   vendido.  Estamos   tan   informados,  intercomunicados,   y   globalizados   que   somos   todos   pasto  del   becerro.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y procura no ser ofensivo conmigo, solo intento aportar mi granito de arena, estoy abierto a diferentes opiniones y sugerencias, muchas gracias.