Sobre mí

Mi foto

Uruguay....Montevideo....Colonia del Sacramento....Valencia....Lorca.....Albacete..
Estudios y experiencias reunidos en muchos sitios y lugares.
Jackson, La Estanzuela FAO..Universidad Politécnica de Valencia...Juan Carlos I,
Instituto INDESS ...... Magisterio. Maestría Industrial. Márketing. Master en Gerencia
de Empresas, Perito JudiciaL ENTRE OTRAS 

Translate

miércoles, 21 de marzo de 2018

A.I.D.D.A.S.

El clásico sistema del viejo márketing "AIDDAS", funciona tambien en el cibermárketing, en la red, en Internet.

A. Atención. Si quieres empezar cualquier negocio, cualquier comunicación, la Atención es lo primero. 
Llamar la Atención para que te vean, te oigan, te escuchen.
Sin llamar la Atención no hay nada. Lo que no se ve, no se oye, no se siente y se ignora.

I. Interés. Después de llamar la Atención, pon algo que Interese,
 algo de valor y que valga la pena para la persona a la que va dirigido; en caso contrario, se pierde la Atención.

D. Demostración. Demuestra que vale la pena tener Interés.
No basta con decir las cosas, demuestra  y confirma lo que dices.

D. Deseo. El Deseo de poseer, de querer, de comprar eso que te han demostrado  debe ser consecuencia lógica del proceso.
Si no se despierta el deseo, no hemos conseguido nada.
Compramos mas por deseo, por sentimiento que por lógica.
La compra es un impulso sensible, experimental.

A. Acción. Acción de comprar. Cerrar el compromiso de adquirir el producto o aceptar la idea que nos venden.
Y como dice el refrán: 
"Habas contadas cuando están en el canasto." 
Hasta que no se ha cobrado y se tiene el dinero, no hay venta.
Habrá entrega, compromiso pero la venta está hecha solo cuando ha habido intercambio y entrega del dinero estipulado.

S. Satisfacción. la Satisfacción no solo nos lleva a repetir sino a no devolver eso que hemos comprado y encima a hablar bien del producto o servicio adquiridos.

Recuerda, un cliente satisfecho no suele hacer propaganda ya que considera normal el pagar por un servicio; mientras que si el cliente además de satisfecho está sorprendido por algún detalle que no esperaba, ese cliente hablará bien y ayudará a que otros también sean clientes.

Lo contrario: Un cliente enfadado o que se sienta mal tratado, será la peor publicidad que  podemos tener y lo peor, nos hace perder otros clientes. Asi que muchas veces  vale la pena perder

un poco de dinero que perder la confianza del cliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y procura no ser ofensivo conmigo, solo intento aportar mi granito de arena, estoy abierto a diferentes opiniones y sugerencias, muchas gracias.